Todas las empresas, así como las personas, están expuestas a riesgos.

En una pequeña y mediana empresa un siniestro o un accidente podría convertirse en una seria amenaza para su salud financiera o su supervivencia.

Aunque muchas personas consideran que asegurarlos bienes de una empresa es un gasto, la lógica señala que en realidad es una inversión.

¿Contra qué tipos de riesgo debes asegurar tu empresa?

*Patrimoniales: Daños y/o pérdidas por siniestros (incendios, terremotos, robo, averías) que afecten la infraestructura y/o la maquinaria de tu empresa.

 *Personales: accidentes dentro del trabajo, enfermedades del personal.

Seguros para empresas:

Las coberturas más frecuentes se muestran a continuación, aunque existen otras que son pertinentes a giros específicos de los negocios.

 – Seguro contra siniestros: Puedes asegurar a tu empresa contra daños producidos por incendio, terremoto, vandalismo, terrorismo, huelgas, conmoción civil, lluvia e inundación, impacto de vehículos y daño por agua entre otros.

 – Seguro contra robos: Puedes asegurar a tu empresas contra el robo de bienes como activos fijos, equipo de cómputo y dinero.

 – Seguro de transporte de mercadería: Puedes asegurar los daños que pueda sufrir tu mercancía durante el recorrido aéreo, terrestre, marítimo o fluvial.

Este seguro sirve tanto para la exportación como para la importación de productos.

 – Seguro para automóviles: Puedes asegurar a los vehículos de tu empresa y/o sus accesorios como consecuencia de un choque, vuelco, incendio, robo, riesgos políticos y de la naturaleza. Adicionalmente cubre responsabilidad civil frente a terceros y de ocupantes de acuerdo a la póliza.

 – Seguro de Responsabilidad Civil: Puedes asegurar contra los daños personales y/o materiales causados por un accidente producido como resultado directo de las actividades o negocios a los que se dedica el asegurado, y por las cuales el asegurado sea civilmente responsable.